ESPAÑA Y LOS CONCURSOS DE ACREEDORES QUE VIENEN

¿Por qué se espera un incremento de concursos en los próximos años?

Ahora que las economías del mundo parecen ralentizarse y de las cuales España nutre su crecimiento con generosidad, tenemos un potencial gobierno que preconiza políticas expansivas de gasto social y políticas fiscales restrictivas. Puede ser verdad o no, pero lo que piensan los empresarios e inversores según el Expansión 13/11/2019 no genera dudas: «Lo que aterra a empresarios e inversores de una coalición entre PSOE-Podemos».

Y son ellos los quienes arriesgan invirtiendo, quienes arriesgan creando empleo, quienes arriesgan buscando la eficiencia fiscal y quienes consumen para olvidar todo lo que están arriesgando.

Si fuera por esto esperaría que el número de concursos se doblara de los niveles actuales, pero hay aspectos positivos. El BCE va a dejar los tipos bajos durante mucho tiempo. Dicho esto, ya no hay grados de libertad para mejorar la cuenta de resultados por la partida financiera a menos que haya más crecimiento rentable.

Otro aspecto positivo es que los bancos españoles ya no compiten con sus clientes por la liquidez y la supervivencia, es más, para sobrevivir los bancos deben de rotar más su balance y esto va a hacer que sean condescendientes con empresas que atraviesen baches coyunturales y cuenten con gestores fiables. Dicho esto, dejarán caer a los que hayan cruzado ciertos límites.

Espero un incremento sostenido de concursos a partir de mediados 2020 y mayor cuanto más se lleven a cabo estas políticas que estamos escuchando en los medios.

Nuestra Ley Concursal  puede ser cara y dilatada si no se prepara con antelación y el deudor asume riesgos que debe conocer ab initio. La acción preventiva es el mecanismo perfecto para evitar llegar al concurso de acreedores donde el estrés, la desconfianza y el miedo al concurso culpable impide un dialogo directo, transparente y sincero.

Ya estamos viendo incrementos importantes de concursos en países de la UE con mejores fundamentales que el nuestro y no querer ver lo que puede llegar es una decisión empresarial equivocada. Estar preparado es estar protegido.

CARLOS PERELLÓ

 

https://www.expansion.com/juridico/opinion/2019/11/20/5dd43a88e5fdeaf1778b45f7.html